martes, 1 de diciembre de 2015

7 Lechuzas campestres en Aberdeen!

En el lado Este de la ciudad, pegado al mar, hay un pequeño campo de golf en el que un mínimo de 7 lechuzas campestres ha decidido asentarse. Algo que jamás me habría imaginado; hemos tenido alguna el año pasado migrando o vista fugazmente, pero nada como esto.



Este año parece que ha sido muy bueno para ellas, tal vez ha sido un buen año de cría pero un invierno pobre en comida, haciendo que se muevan a nuestras latitudes. Son aves que normalmente se ven solitariamente patrullando campos y cultivos en busca de algo que llevarse a la boca, no en grupos como este cazando y durmiendo juntas.

Cuando digo que están en la ciudad, están en la ciudad...


Ayer pasé un total de 6h viéndolas entre la mañana y la tarde, viendo todos sus comportamientos; luchando con ratoneros y entre ellas, escondiéndose, cazando, descansando...

Por la mañana la luz no era muy buena aunque sí que pude hacer un par de fotos mientras estaban posadas. Esta ha sido la primera vez que las he visto durante tanto tiempo y tan cerca. En el pasado he visto alguna en Extremadura y Noruega, pero de lejos y bastante fugaz.




Por la tarde volví con Alex y nos pusimos las botas nada más llegar. El sol ofrece una luz preciosa ahora en diciembre porque siempre está muy bajo sobre el horizonte.



También localizamos alguna que otra posada en los postes de las vallas. Hay mucha variación en el plumaje, desde muy pálidas, casi pareciendo lechuzas comunes, hasta muy oscuras.





Pero el mejor momento llegó cuando dimos con un individuo que nos debía estar tomando el pelo. Tenía su pequeño territorio de caza y se nos puso a cazar entre 5-10m de nosotros, dejándose caer sobre su presa pies y cabeza primero. La vimos coger un par de topillos, pero estaba haciendo lances cada 10-20 segundos. Increíble cuando se quedaba en el suelo a pocos metros de nosotros...




Y volando sobre nuestras cabezas mientras escaneaba el suelo en busca de esos topillos.






Son sorprendentemente compactas y pequeñas, los que las hace aún más especiales para mí. Incluso son más bajitas que una corneja.



Para terminar esta entrada, el momento cumbre. Esta lechuza que nos estaba dando tanto juego pasó ya a tomarnos el pelo. Decidió posarse en un poste cerca de donde estábamos nostros y al final estábamos a solo 6,5 metros de ella (medido ehh!). En estos momentos la mitad del tiempo te la pasas haciendo fotos y la otra mitad pasmado ante su belleza, simplemente mirándola sin necesidad de prismáticos.




Yo creo que a un pajarero se le conceden un número limitado de experiencias pajariles increíbles y, para mí, esta ha sido una de ellas.


English translation of the text:

SEVEN SHORT EARED OWLS IN ABERDEEN CITY!

On the eastern side of Aberdeen city, hard by the sea, there’s a small golfcourse where at least 7 Short-Eared Owls have decided to set up shop. Something I would never have dreamt of. I’ve seen these birds in the past on passage or brief glimpses in winter but never anything like this before.
This seems to be a good year for this bird. Maybe they’ve had a good breeding summer but a food-poor winter and have had to come down to our latitude. They’re normally seen as singletons quartering farm fields in search of a quick snack but not in groups like this hunting and roosting together.

And when I say “in the city”, I mean “in the city”, as you can see from the second shot of the bird flying against the backdrop of a block of flats.

Yesterday I spent a total of 6 hours in the morning and afternoon watching them and enjoying their whole range of behaviour: scrapping with buzzards and with each other, hiding, hunting, resting on the ground...

In the morning the light was pretty poor, just good enough for some shots of them perched. This is the first time I’ve ever seen them close up. In the past I’ve seen them in Extremadura and Norway but always fleeting and far off.

In the afternoon I went back to the golfcourse with my mate Alex and we filled our boots. The light was perfect by now with the low December sun side-lighting the scene.

We also found a few perched on fence posts. Their plumage is pretty variable, ranging from almost Barn-Owl pale to pretty dark.

But the best moment was when we came across a bird that seemed to be taking the mickey. It had its own small hunting patch and happily quartered it up and down only 5-10 m away from us, dropping on its prey head and talons first. We saw it catch a couple of voles but it was dropping down to the ground every 10-20 seconds. Incredible when it landed on the ground only a few metres away. It also flew right over our heads in search of these voles.

They’re quite surprisingly small and compact, making them even more special for me. You can see in one photo that they’re even squatter than a Carrion Crow.

To wind up this post, the culminating moment. The bird that had been taking the mickey decided to perch on a fence post only 6. 5 metres away, and I don’t exaggerate, as you can see from the photo Alex took of me and the bird together. At these moments you spend half the time taking photos and the other half just soaking up the beauty of this wild bird perched so close, even without the need for binoculars.


I reckon any birder is blessed with a few red-letter days in his life, and this was certainly one of mine.

14 comentarios:

  1. Que gozada, y vaya fotos, son preciosas. Un abrazo desde el oriente de Cantabria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Germán. Otro abrazo para ti desde el norte del reino unido

      Eliminar
  2. Una vez mas, cuando leo tus aventuras, como la de las lechuzas campestres, me levantas el ánimo, maestro. Momentos como ese son para disfrutarlos.
    Las fotos son magnificas.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro haberte levantado el ánimo, o alumno ejemplar

      ¡Abrazos!

      Eliminar
  3. Menuda suerte disfrutar de estas lechuzas tan de cerca, esos ojos amarillos son una pasada. Aquí aún estoy esperando que aparezcan algún invierno. Las fotos de escándalo, enhorabuena!

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Luís. ¡Que tengas suerte en tus feudos!

      Eliminar
  4. Menudo momento viviste y que bonitas. ¡Precioso!. Enhorabuena Sam.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Segun. La verdad es que la experiencia ha sido inolvidable.

      Abrazos

      Eliminar
  5. Que encuentro más fabuloso y que buenas fotos lograste. Esa especie aquí la tenemos pero donde vivo solo la vi dos veces y la pude fotografiar solo 1 y de lejos. Hace unos días la pude fotografiar relativamente cerca de noche posada en el camino por el centro del país, ya mostraré algo en mi blog
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por casualidad la lechuza campestre era una de las 4 especies que vimos en Patagonia que ya habíamos visto este lado del charco (con halcón peregrino, golondrina y gorrión).

      Esperamos ver las fotos de la especie en tu blog

      Cheers

      Eliminar
  6. ¡Madre mía, Sammy!
    ¡Los regalazos que nos tiene reservados la madre naturaleza!
    Sin duda, el día que has pasado en compañía de estos bellos animales, ha sido uno de ellos.
    La experiencia y las fotos para el recuerdo. ¡Mejor imposible!
    Un saludo de 'Ojolince y Sra.'

    ResponderEliminar
  7. Muchs gracias por la visita y vuestras palabras alentadoras, 'Ojolince y Sra.' Nos vemos en vuestro blog.

    Cheers

    ResponderEliminar